El origen de la palabra robot viene del término checo “robota”, que quiere decir «trabajo duro». (Karel Kapec, 1920). La RAE lo define como una “máquina o ingenio electrónico programable, capaz de manipular objetos y realizar operaciones antes reservadas sólo a las personas”.

Hace unos años, si leemos esta definición, nos sorprendería, y si lo hicieran nuestros mayores, que son los que más están sufriendo esta crisis, nadie podría imaginar que pudieran existir máquinas industriales o humanoides que pudieran ayudarnos en una situación de emergencia sanitaria. Sin embargo, en este momento se ha puesto de manifiesto que el ámbito de la robótica tiene mucho que hacer.

¿La robótica cambiará el mercado laboral? ¿Y la manera de trabajar y comunicarnos se verá afectada? Robots conduciendo coches, paseando a nuestras mascotas, hablando y acompañando a las personas. Parecen imágenes de ficción de películas como “Terminator” o “Wall-e”, pero cada vez estas imágenes cobran más vida. 

Desde hace poco empezamos a ver robots que nos atienden en los restaurantes, y muchos de nosotros ya tienen un robot en sus casas para encender una alarma, programar la televisión, etc. Los robots están empezando a abandonar las líneas de producción de las fábricas para extenderse al día a día de las personas en todos sus ámbitos.

La robótica no se trata sólo de fabricar robots, sino que los robots también pueden salvar vidas; robots que permiten hacer pruebas diagnósticas al día, que toman la temperatura, que desinfectan los hospitales u otras zonas públicas en poco tiempo.

Algunas empresas están fabricando o rediseñando sus productos para hospitales u otros centros y se están reinventado frente a esta situación:

  • Robots de esterilización: empresas como UVD Robots o MACCO Robotics están colaborando con hospitales, dotándolos de robots de esterilización que desinfectan las habitaciones, salas de espera y pasillos. Se trata de robots de esterilización como el de origen chino TMiRob que se ha utilizado en los principales hospitales de Wuhan.
  • Drones de temperatura: en China se han utilizado drones con cámaras térmicas para tomar la temperatura a los ciudadanos al salir de sus casas, en Reino Unido se utilizan robots para el reparto a domicilio.
  • Robot “Recepcionista”: el robot humanoide Pepper trabaja con éxito como recepcionista. Weegree ha decidido actualizar sus funciones y hacer que verifique si las personas que entran en la oficia están sanas, además recomienda al empleado que se lave las manos con un desinfectante ubicado en el mostrador de recepción. Huawei también ha abierto una tienda atendida por un robot, el cual sustituye al dependiente tradicional, con el fin de evitar el contacto entre personas y con ello el riesgo de  propagación del virus.
  • Robots social o de compañia: en USA actúan como enfermeros que sirven de medio para comunicarse con los pacientes (inTouch Health), o están comunicando y concienciando a la población de la necesidad de estar en casa (Promobot). En Bélgica se están utilizando para que las personas mayores puedan hablar con sus familias.
  • Robots de mensajería o reparto: en China, se han utilizado para entregas de medicamentos a pacientes y en Reino Unido para el reparto a domicilio.
  • Robots industriales: en líneas de producción de varias empresas para automatizar procesos como la fabricación de gel hidroalcohólico o material sanitario, de acuerdo a las directrices estipuladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De esta manera se está demostrando que los robots no solo son útiles para las personas sino que también pueden ayudar en situaciones de emergencia.  El empleo de robótica y de dispositivos autónomos nos muestra grandes ventajas, nos permite realizar actividades reduciendo el contacto directo entre personas o permite agilizar la velocidad de los procesos.

Pero tras esta crisis, ¿que ocurrirá? ¿Son estos los desafíos de nuestra sociedad para reinventarse con la crisis? ¿Esta crisis nos obligará a dar un mayor salto digital? Creemos que algunas de estas cuestiones ya las estamos poniendo en práctica en la actualidad, con el uso de la tecnología en la salud o para la socialización de las personas, y habrá que ver cómo tras esta situación nos adaptamos a ello y aprovechamos sus ventajas.

¿Cómo crees tú que la robótica va a afectar a tu sector?

Natalia Martín 

Digital Consultant & Headhunter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *