Entrevistamos a Leticia Pacho, Chief HR Officer en Openbank. Lidera la estrategia del banco desde el punto de vista de las personas desde hace 4 años. Openbank se ha consolidado como el primer banco 100% digital en España, siendo uno de los pioneros en utilizar infraestructura de IT alojada en la nube. 

Gracias a su cultura y forma de trabajar cambiante y flexible, así como a las tecnologías con las que ya contaban, han sido capaces de adaptarse de forma exitosa a esta nueva situación.  

¿Cómo os habéis adaptado al teletrabajo y cuál ha sido la evolución desde el inicio del confinamiento hasta ahora? ¿Era algo que ya hacíais antes?

Somos una compañía muy flexible en cuanto a los horarios y metodología de trabajo y tenemos la tecnología necesaria para teletrabajar en cualquier momento (Teams, Zoom, Slack…). Además, Openbank cuenta con un equipo muy acostumbrado a desenvolverse en entornos tecnológicos, una gran parte de la plantilla la conforman ingenieros, desarrolladores y arquitectos cloud de alrededor de treinta años especialmente en nuestra empresa de tecnología, Open Digital Services, que prefieren teletrabajar parte de su tiempo, por lo que la adaptación ha sido muy fácil.

El teletrabajo no está extendido en todos los equipos como algo que se haga de manera constante, sino que se realiza en situaciones puntuales. No obstante, es algo más de nuestro día a día y, tras esta situación, hemos comprobado que los resultados y la adaptación de los equipos han sido muy positivos.

Creo que un punto importante ha sido asumir desde el principio que no era una medida a corto plazo de unas pocas semanas, sino una situación que se podía extender en el tiempo. Era necesario organizarse para trabajar así en los siguientes meses y en pocos días los empleados ya estaban habituados a esta nueva situación.

¿Cómo habéis afrontado la crisis respecto a la comunicación interna?

Estamos comunicando de forma muy activa y transparente, intentando estar todavía más cerca de nuestros empleados desde que empezó la crisis. En primer lugar, ofreciendo información de qué pueden hacer si ellos o algún familiar se encuentran enfermos. Nos adelantamos a la situación a pesar de no tener ningún caso de coronavirus en la plantilla y empezamos a teletrabajar el día 9 de marzo (en lugar del 16 tras activarse el estado de alarma).

La comunicación ha ido evolucionando con la situación hacia acciones relacionadas con el bienestar, gestión del tiempo, salud, tiempo libre o actividades con los más pequeños. 

Ayudan mucho las iniciativas de los propios compañeros, por ejemplo tenemos empleados que se han ofrecido para impartir al resto del equipo clases de fitness online. Cada vez que hay una actualización de las medidas de confinamiento informamos a los empleados de cómo les afectan los cambios.

Además, lanzamos un resumen semanal de noticias a toda la empresa y llevamos a cabo reuniones de equipo por videoconferencia, que llamamos “All hands”, en las que se conectan todos los empleados y el equipo directivo expone los temas de interés y responde a las preguntas que puedan surgir.

En los últimos años Openbank ha tenido un crecimiento importante a nivel equipo, ¿seguís reclutando? ¿Cómo hacéis entrevistas?

Efectivamente, Openbank ha venido creciendo notablemente en los últimos años y sigue haciéndolo, especialmente en perfiles técnicos y digitales que nos ayuden a continuar con la transformación tecnológica y expansión del Banco. Seguimos publicando las posiciones vacantes, tanto en la página de Openbank como en el portal de empleo de Grupo Santander y, en determinados casos, en Linkedin, y continuamos muy centrados en las búsquedas activas en canales especializados.

Las entrevistas no han parado y nos adaptamos a las circunstancias haciéndolas por vídeo-llamada. En este caso, las cosas no han cambiado tanto respecto a nuestro día a día, ya que, aunque solemos realizar entrevistas presenciales, también trabajamos por canales a distancia en nuestra búsqueda de perfiles tecnológicos y digitales que acostumbran a trabajar en remoto así como a entrevistar a personas localizadas en otras ciudades y países.

¿Cómo es el onboarding? ¿Y cómo se coordinan los managers con las nuevas incorporaciones?

El onboarding ha ido cambiando a lo largo de estas semanas, nos hemos tenido que ir adaptando a la situación y para fomentar que todos nos quedemos en casa, ahora enviamos los equipos al domicilio de la persona que se incorpora. En su primer día el nuevo empleado tiene una vídeo-llamada con su manager, otra con el equipo con el que va a trabajar y una conjunta con el resto de incorporaciones y el área de recursos humanos. Además, fomentamos que se asigne un compañero de referencia o buddy que le acompañe en los inicios.

Esta situación nos ha dado la oportunidad de crear guías para todo tipo de situaciones: desde poner tu ordenador en marcha el día que te incorporas, a cómo conectarte a la VPN del banco y las herramientas de colaboración, así como pautas de onboarding para los managers. Además, hemos hecho una actualización de nuestra guía con los temas fundamentales del día a día de los empleados, enriqueciendo especialmente el capítulo dedicado al teletrabajo.

Como servicio esencial, tenéis que continuar con la atención a los clientes, ¿Cómo ha logrado Openbank ejecutar con éxito un plan de continuidad de negocio?

La actividad bancaria ha sido considerada desde el principio de la crisis como un servicio esencial para los clientes. Grupo Santander ha trabajado en todo momento bajo distintos escenarios para que la continuidad del negocio, a través de sus distintas áreas, no se viera interrumpida en ningún momento.

En el caso concreto de Openbank tenemos un amplio camino ganado al ser un banco 100% digital en el que la práctica totalidad de las operaciones se pueden realizar online. La gran mayoría de los clientes operan a través de la web y app del banco, así como del call center, que tenemos ahora teletrabajando, lo cual ha supuesto un esfuerzo y también un gran logro.

¿Qué consejos podrías dar a otras compañías que se encuentran en situación de transformación aún incipiente? 

Cada empresa es un mundo y se mueve en un sector diferente con sus particularidades. Estas crisis puede ser una buena situación para reinventarse, vencer la resistencia al cambio y poner en marcha nuevas dinámicas y formas de trabajo. En el mercado hay herramientas suficientes para que la mayoría de los trabajos presenciales de oficina se puedan llevar a cabo en remoto de manera eficiente con la suficiente interacción entre los equipos. Estoy convencida de que esta crisis va a ampliar las miras sobre las distintas metodologías de trabajo que se pueden llevar a cabo en una empresa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *