José Daniel García Espinel, Director de Innovación Corporativo de Prosegur, estudió Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos en la Universidad Politécnica de Madrid. También, cuenta con un Máster en Investigación en Ingeniería Civil por la Universidad de Cantabria y un  Executive MBA en Economía Sostenible por la Escuela de Organización Industrial. Además, es Doctor en Ingeniería Civil por la Universidad de Cantabria obteniendo la máxima calificación, Cum Laude. 

Previamente a su etapa en Prosegur, José Daniel, trabajó en Acciona donde creó el Advanced and Digital Innovation Hub de la compañía. Con anterioridad dentro de la misma empresa, fue director de Transferencia Tecnológica y trabajó en el Departamento de Implantación e Innovación en el Centro de I+D de Acciona Infraestructuras.

Anterior a este periodo, trabajó como Jefe de Obra del Grupo Dragados-ACS donde participó en importantes proyectos de construcción de Ingeniería Civil.

En Prosegur, ¿Cómo os habéis adaptado al teletrabajo y cuál ha sido la evolución desde el inicio del confinamiento hasta ahora? ¿Era algo que ya hacíais antes?

La verdad es que el cambio para nosotros en Prosegur ha sido bastante fuerte e intenso. Es cierto que las actividades de innovación no tienen por qué ser presenciales, pero lo cierto es que la colaboración y el coworking son inherentes al desarrollo de proyectos innovadores. En nuestro caso hemos re-descubierto las tecnologías digitales de teletrabajo (Zoom, Teams, etc) y, sinceramente, estamos muy contentos con esta nueva forma de trabajar. Nos hemos dado cuenta de que podemos organizarnos mejor nuestro tiempo y sobre todo aprovecharlo mejor, evitando los tiempos de desplazamientos entre reuniones. A modo de “chascarrillo” yo lo describo de la siguiente forma: “antes, tenía que ir corriendo de una reunión a otra y nunca llegaba a tiempo a ninguna. Ahora con un simple click entro en una reunión, salgo con otro click e inmediatamente me incorporo a la siguiente. Creo que todos hemos ganado en efectividad y productividad en nuestro trabajo gracias al teletrabajo.

¿Cuál es la clave para, desde tu punto de vista, gestionar los equipos a distancia con éxito?

Es importante cambiar tu forma de trabajar y generar puntos de encuentro periódicos con tu equipo. Cuando presencialmente trabajabas con ellos, cualquier momento era bueno para tener feedback suyo y ayudarles a resolver cualquier problema. Ahora, de manera remota, aunque puedas contactarlos a través de una llamada, es aconsejable tener puntos de encuentro con el equipo de manera periódica donde todo el equipo ponga en común lo que ha hecho y cuales son sus objetivos para esa semana. En nuestro caso tenemos reuniones de planificación semanales y “dailys” para los temas del día a día. Son muy efectivas y funcionan muy bien.

¿En qué áreas os apoyáis principalmente para sobrellevar esta situación?

Pues principalmente en nosotros mismos y en nuestras capacidades. El COVID-19 está claro que ha sido una gran desgracia para todos nosotros, pero también es cierto que ha traído consigo una serie de nuevas oportunidades. En mi tierra se suele decir que “cuando se cierra una puerta, se abre una ventana”. Para nosotros esto ha significado que hemos tenido que reorientar la actividad de innovación de Prosegur para afrontar los nuevos retos que ha traído el COVID-19. En estos momentos la agilidad y la respuesta rápida ha sido fundamental y eso ha sido posible gracias a las grandes capacidades internas del equipo y a la rapidez con la que hemos sido capaces de adaptarnos a esta nueva situación.

¿Qué porcentaje de tiempo consideras que se trabajará en remoto a partir de ahora?

Realmente nos lo estamos planteando. De momento por la situación excepcional en la que nos encontramos hasta Enero tendremos al menos el 50% de nuestro trabajo en formato de teletrabajo, pero nos estamos planteando sinceramente adoptar esta modalidad a futuro. Esto conlleva muchas ventajas. Yo siempre suelo contar la anécdota de que antes me era muy complicado compartir con mi familia entre semana un tiempo de calidad, ahora, cada vez que me levanto a tomar un café o a comer, veo a mi mujer y mis hijos y disfruto enormemente de ese ratito que comparto con ellos. ¡Estoy seguro que ellos también lo disfrutan igual que yo!. Pero no sólo puedes conciliar mejor la vida laboral y la personal, sino también que evitas tiempo consumido innecesariamente en desplazamientos (atascos, contaminación, etc.). El trabajo remoto también tiene también una gran ventaja desde el ámbito de la sostenibilidad, pues evitar los desplazamientos en coche implica que emitimos menos CO2 a la atmósfera y por tanto colaboramos a cuidar mucho más el medio ambiente.

¿En qué perfiles os habéis apoyado para sobrellevar esta situación? ¿Crees que van a surgir nuevos perfiles? En el caso de que sea afirmativo, ¿cuáles?

Los perfiles digitales y de innovación han sido la clave para poder afrontar estos nuevos retos. Muchas empresas han visto que su actividad se ha paralizado y que los servicios que prestaban no podían realizarse. Es por ello que todos los recursos digitales han ayudado a conseguir transformar el entorno de trabajo presencial en uno remoto gracias a las tecnologías digitales. También la innovación ha jugado un papel muy importante. Muchas empresas han tenido que sacar a relucir su creatividad y su capacidad de reinventarse, por lo que los departamentos de Innovación han sido claves en esta transformación ayudando a cambiar y a generar nuevos productos y servicios adaptados a las nuevas circunstancias.

Sabemos que, actualmente, estáis inmersos en un proceso de cambio digital, ¿Os ha ayudado esto a una mejor gestión de la situación que estamos viviendo?

Por supuesto, cada día avanzamos hacia un mundo más digital y esto lo hemos vivido tanto en la empresa como en nuestras casas. Muchas empresas han tenido que modificar su estrategia e intensificar su negocio online ante el incremento de la demanda. Esto ha motivado que muchos clientes descubran este mundo digital online, que era un gran desconocido. Ahora ya la vuelta atrás no se va a producir de la misma forma que antes del COVID-19.

¿Qué consejos podrías dar a una compañía que se encuentran en situación de transformación aún incipiente? 

Mi principal consejo es que apuesten por la innovación y que intensifiquen su apuesta por las nuevas tecnologías digitales. Este cambio ha llegado para quedarse y todas las compañías tendrán que adaptarse para sobrevivir. Cuanto antes lo hagan, mejor. Esto no consiste tan sólo en utilizar nuevas herramientas del mundo IT, consiste en adaptar su negocio al nuevo mundo que traen las tecnologías digitales y esto hay que empezarlo desde dentro, desde abajo. Por eso es por lo que la Innovación Digital y las nuevas tecnologías de IoT, Data Science, IA, Robótica, 3D Printing y Mixed reality deben estar presentes en todas las actividades de la compañía y no sólo en los departamentos de IT.

¿Qué es lo que has aprendido recientemente?

La verdad es que es una pregunta difícil, pues creo que en mi vida no he dejado nunca de aprender. En Prosegur, empresa donde trabajo y a la que admiro, siempre estoy aprendiendo. En mi etapa anterior en Acciona (a los que también quiero mucho), igual. Es por eso que una de las iniciativas que pusimos en marcha en mi nueva etapa en Prosegur fue un programa de formación en Innovación Digital que denominamos “Deep Dive en Innovación”. Ha sido un gran éxito y nos ha permitido llevar los conocimientos en nuevas tecnologías digitales a todos los rincones de la compañía. La formación y el conocimiento debe estar al alcance de todos.

¿Qué skills  debe tener un Director de Innovación en la actualidad?

¡Otra pregunta difícil! La principal “Skill” de un Director de Innovación no reside en sus conocimientos tecnológicos, sino en su flexibilidad y adaptación al cambio. En Innovación debemos estar reinventándonos a cada momento y debemos aportar a la compañía la agilidad y la capacidad de adaptación que un entorno cambiante como el que vivimos precisa. Hace unos días me preguntaba un compañero en Prosegur que por qué estábamos haciendo un proyecto que quizás debiera estar haciendo otro departamento técnico, y la respuesta fue clara, cuando se le pide a un Departamento de Innovación que desarrolle un proyecto, lo que se busca es esta agilidad, el incrementar la velocidad del go to market y ser eficientes y efectivos rápidamente. Por eso la innovación es tan importante, no debe primar sólo el conocimiento (que se termina adquiriendo) sino también la flexibilidad y la adaptación a lo nuevo que está por venir.

¿Qué conclusiones positivas, en la medida de lo posible, sacarías de esta situación? 

Creo que la principal ventaja que ha tenido esta crisis motivada por el COVID-19 es que nos ha cambiado las reglas de juego a todos y nos ha forzado a reinventarnos. La continuidad de las especies está basada precisamente en eso, en la adaptación al cambio. Y eso es lo que nos ha aportado esta crisis. Nos ha sacado de nuestra zona de confort, nos ha agitado fuertemente y nos ha obligado a sacar lo mejor de nosotros mismos para reconducir la situación. Así lo enfoqué yo hace unos meses cuando tuve la primera reunión con mi equipo ante la llegada del COVID-19. Era cuestión de adaptarnos o dejarnos arrastrar por el tsunami. Tomamos la decisión de “surfear la ola” y estoy convencido de que ha sido de las decisiones más acertadas que hemos tomado en mi etapa profesional en Prosegur. El equipo reaccionó de una manera espléndida y está demostrando su verdadero potencial, que es muy grande. Ahora mismo estamos trabajando en desarrollar multitud de herramientas y soluciones para la vuelta al trabajo tras el COVID19 y estoy convencido que Prosegur jugará un papel muy relevante en la vuelta a la normalidad gracias a todas ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *